Mejorando la productividad del campo a través de la tecnología



La tecnología acelera el desarrollo humano. Desde finales del siglo XX, la tecnología ha duplicado la productividad agrícola anual en el mundo, en cuanto a valor agregado, llegando a unos $3.500 dólares por trabajador.[1] Todo suena bastante esperanzador: uso de tecnología y crecimiento del sector, pero, ¿Por qué hay países en donde el valor agregado por trabajador puede ser más de $80.000 dólares al año? ¿Cómo un pequeño productor puede adoptar tecnología y mejorar su bienestar en regiones que no tienen acceso, por ejemplo, a energía eléctrica?