Conclusiones del Latino Impact Summit 2019


El Latino Impact Summit 2019 nos dejó un entendimiento más profundo sobre los retos que enfrenta la región y un alto sentido de urgencia por poner en acción soluciones necesarias y transformadoras. Una de las grandes conclusiones fue que para mover nuestros países hacia un mayor desarrollo económico y conseguir que sea verdaderamente inclusivo, necesitamos reemplazar medios e ideas tradicionales que ya no están dando resultados.


Aunque el desarrollo sostenible es un concepto que continuamos repensando, debemos también sacarlo del discurso y materializarlo en estrategias concretas. La inversión en nuestro capital social debe ser la prioridad no sólo en términos filantrópicos, sino además como fuente de competitividad. La cuarta revolución industrial y la inyección de recursos al desarrollo de tecnologías también debe entenderse como inversión en el desarrollo de la gente, pues es la mejor forma de estar preparados para el cambio constante y los retos del futuro.


Los países de América Latina comparten retos y realidades, por lo que no sólo se trata de involucrar a todos los sectores sino también de buscar formas de conectarnos. Tener estas conversaciones más allá de las fronteras y pensándonos como región, es un gran paso para poner en marcha una agenda de desarrollo más global y abarcadora. En este sentido, cuando hablamos de nuestro capital social nos referimos a cada latino que busca oportunidades, pero que además necesita garantías.


Tenemos evidencia y referentes de sobra para entender que cada persona cuenta, y que tenemos la responsabilidad de naturalizar la inclusión en todos los sentidos. Tenemos también la oportunidad de aprovechar al máximo una gran cantidad de datos e información pertinente para tomar decisiones, así como la obligación de hacerlo fundamentando un sistema de valores compartidos. Así, como los medios y plataformas digitales multiplican el alcance también multiplicarán el impacto positivo. Como los objetivos de desarrollo sostenible a 2030, las condiciones para reinventar nuestras sociedades están planteadas.


Es el momento para que los Estados, la empresa, el tercer sector y las organizaciones multilaterales nos pongamos en la misma página para que América Latina no sólo tenga potencial sino que sea potencia.


Recent Posts